Puente de Brooklyn y Brooklyn Promenade

By in

¡La gran manzana! Nueva York, sin duda una de la ciudades más interesantes e icónicas del mundo, en ella residen lugares, esculturas y monumentos grandiosos, y dentro de esas maravillas que se pueden apreciar en ella, se encuentra el Puente de Brooklyn. Una estructura que se ha vuelto icono de la ciudad, debido a lo innovador que fue durante el siglo XIX, una obra de gran utilidad, diseño y tecnología que conoceremos a mayor detalle en las siguientes líneas.

El Brooklyn Promenade es unos de los lugares favorito entre los lugareños, que ofrece magníficas vistas de la Estatua de la Libertad , el horizonte de Manhattan a través del río del Este, así como vistas al Puente de Brooklyn, Puente de Manhattan. Es un sitio ideal para ver los fuegos artificiales que se realizan el 4 de Julio. En medio de esta maravillosa arquitectura, que según la opinión de varios neoyorquinos es un testimonio de cómo Nueva York solía lucir, se encuentran también pequeños locales, como librerías de segunda mano y muchas cafeterías con agradables terrazas, ideales para pasar una mañana de domingo. En este barrio está ubicado también el pequeño e interesantísimo Museo del Tránsito de Nueva York, que fascina al estar dentro de una estación abandonada de metro.

El puente de Brooklyn, un icono y emblema de Nueva York

El Puente de Brooklyn es uno de los 3 puentes que unen Manhattan con Brooklyn. Este puente de estilo neogótico fue tan bien construido, que aún hoy está en uso. Una de las mejores actividades gratis en Nueva York es cruzar el Puente de Brooklyn caminando por su amplia plataforma peatonal. Les garantizamos que las fotos que aquí tomen serán uno de los mejores recuerdos. Deben tener en cuenta que por aquí también transitan ciclistas -y a altas velocidades- así que fíjense bien en las señales que indican el área designada a los peatones y manténganse en ella para evitar accidentes.

Una de las experiencias que debe ser imperdible al visitar Nueva York es atravesar el Puente de Brooklyn, una obra arquitectónica diseñada entre los años de 1870 y 1883, para ese momento se trataba de una obra de suma vanguardia y tecnología, pues, anteriormente nunca se había utilizado el acero para realizar una obra a tan alta escala.

La alta demanda de los ciudadanos que residían en Manhatthan y en Brooklyn fue lo que llevo a la construcción de este puente. Conectar estas ciudades era la prioridad, pero no solo se hizo como una simple que cumplir, sino que se realizó sobrepasando todos los estándares que se tenían en el mundo, tanto con la utilización del acero como la distancia que recorría, dado que, con 1825 metros se convertían en el puente colgante más largo del mundo, título que mantuvo por 20 años.

Su estructura, impacto histórico, diseño y tiempo lo han convertido en un icono de la ciudad y en un espacio imperdible una vez que se está en Nueva York. Pero la fama que guarda el Puente de Brooklyn no se debe solo a lo innovador de la época, este puente ha sido utilizado como escenario para el rodaje de algunas películas, tal es el caso de películas tan famosas como: Trazan en Nueva York, Godzilla, Impacto profundo, Soy leyenda y muchas otras.

Además, este puente guarda más curiosidades que las apariciones en películas tan importantes, desde sus orígenes se conocen detalles que han hecho la fama del mucho más interesante, dentro de alguno de esos anécdotas y detalles curiosos que se pueden contar se encuentran.

Curiosidades del Puente de Brooklyn

  • Fallecimientos durante su construcción: Si, aunque no se trata de que le puente presenta alguna maldición o algún fenómeno similar, cuando finalmente Roebling el creador de la idea de realizar el puente está por iniciar el proyecto muere 5 días después que el proyecto fue aprobado. Posteriormente su hijo se encargaría de la obra por los próximos 11 años, hasta que un extraño síndrome lo dejo postrado en una cama, así mismo, unos 20 obreros la construcción del puente también murieron por causa de este mismo síndrome.
  • Cruzar el Puente no siempre fue gratis: Desde su inauguración el 24 de mayo de 1883 hasta 1911 para poder cruzar el puente cobraba un centavo a cada caballo o carruaje que pretendiera cruzar, y hoy podemos disfrutar de este emblemático puente gratis.
  • Te animarías a comprar el Puente de Brooklyn: Si, de verdad te animas, te contamos que no serias el único, pues, durante muchos años un ingenioso estafador logro “vender” el puente nada más y nada menos que 4.000 veces, haciendo se pasar por el constructor del puente. Esa hazaña la realizo por alrededor de 40 años, donde y no fue sino hasta 1928 que lograron capturarlo de condenarlo a cadena perpetua.
  • Una semana después de inaugurado se cierra: Esto no fue del todo verdad, fue solo un rumor que se corrió una semana después de haber inaugurado el puente se creyó que iba a ser demolido y se produjo la movilización de cientos de personas y esto produjo la muerte de más de 10 personas.
  • Puente de Broolyn, puente de Nueva York, puente del East River: Aunque hoy en día es mundialmente conocido como el Puente de Brooklyn, este también se llamó puente de Nueva york y Brooklyn, luego otra vez, fue cambiado a puente de East River hasta que finalmente en 1915, más de 20 años después de su inauguración se le bautizo con el nombre que hoy lo conocemos.

Un lugar que guarda muchos recuerdos anécdotas y hasta tragedias, pero son cada una de estas particularidades las que lo hacen un lugar icónico y tradicional. De modo que, si estas próximo a ir a Nueva York o sencillamente está en tus planes asistir alguna vez a la gran manzana, no te pierdas la oportunidad de cruzare este emblemático puente.

Es una experiencia de la que definitivamente no te arrepentirás, uno de los mejores paisajes de la ciudad se obtiene desde allí, y para su visita lo ideal sería realizarla en un día de primavera u otoño, de modo que se pueda disfrutar de un clima agradable y de un cielo despejado que permita obtener las mejores vistas que te ofrece el puente. Un paseo agradable por un lugar fantástico que además resulta muy económico.

Finalmente, dentro el paseo es sumamente agradable, crúzalo caminando y manteniendo un paso tranquilo se llevaría de media hora a cuarenta y cinco minutos y antes de comenzar el recorrido puedes disfrutar de todo lo que tienen para ofrecerte los vendedores ambulantes, desde una botella de agua, hot dogs hasta mangos cortados en forma de flor. Un paseo que sin duda, te despeja de todo el ajetreo que caracteriza a Nueva York, es como obtener una nueva perspectiva dela ciudad disfrutando de su clima y una de sus más conocidas obras.

¿Quieres saber más sobre los rincones de Nueva York?

No te pierdas nuestras excursiones guiadas en Español: Tours y Excursiones Interviajes NY