La Estatua de la Libertad

La Estatua de la Libertad

Llegando a la isla de La Libertad

Cuando llegues a New York, no puedes dejar de visitar La Estatua de la Libertad. Este emblemático monumento no solo merece ser visitado por su valor simbólico e historia, también por sus instalaciones. Es considerada patrimonio de la humanidad.

Al llegar con el Ferry dispones de una zona de ocio, para comer, ir al servicio y una tienda de regalos. Puedes dar la vuelta a la isla por el paseo que la envuelve con miradores y vistas increíbles. En el paso para ingresar a la estatua, podrás entrar al pedestal (aunque previamente deberás haber comprado el ticket completo ya que la entrada para esta zona es más costosa).

Una vez dentro encontrarás un museo dedicado a la historia de su construcción. Este contiene replicas en tamaño real de la antorcha, el rostro y el pie de la estatua, entre otros objetos. Al final del recorrido, al llegar a la corona, te encontrarás con un mirador, desde donde podrás visualizar y tener una vista maravillosa del bajo Manhattan.

Un detalle interesante de la Historia de la Estatua de La Libertad es que antes los visitantes podían tener acceso a la antorcha. Desde donde podían visualizar los horizontes de New York y la maravillosa Isla Ellis. Pero desde el año 1916, durante la Primera Guerra Mundial, después de que fragmentos de municiones impactaron sobre la estatua y dañaron la antorcha, el acceso hacia ella quedo cerrado al público.

La antorcha de la Estatua de la Libertad

Antorcha Estatua de la Libertad
Foto de la antorcha desde la isla de La Libertad

En la actualidad, se tiene acceso a la antorcha a través de cámaras web que fueron instaladas en la misma, para que los visitantes no dejaran de disfrutar de la hermosa vista que se puede tener desde el punto más alto de la estatua.

¿Cómo llegar a la estatua?

Una vez que te encuentres en Estados Unidos y quieras visitar La Estatua de la Libertad de Nueva York, te indicamos su ubicación y la manera de llegar a ella.

La Estatua de la Libertad se encuentra ubicada en la reconocida Liberty Island, cuyo nombre en español es la Isla de la Libertad, justo en la entrada del puerto de New York. Este es considerado el lugar perfecto para su ubicación, ya que es lo primero que ven los turistas y visitantes al llegar New York.

Isla de la Libertad
Ferry Gratuito que bordea la Isla de La Libertad

Si deseas hacer el recorrido gratuito que pasa por al lado de la isla deberás tomar el ferry gratuito de Staten Island que parte desde el Battery Park, en el Down Town de Manhattan. O coger en Liberty State Park, en New Jersey, que te llevara hasta la isla. En el caso de que quieras visitar la isla de la Libertad y la isla de Ellis tendrá un coste de 18$ aproximadamente y deberás comprar el ticket antes de partir.

Tendrás la posibilidad de bajar del ferry para ingresar a las instalaciones de la estatua, si así lo deseas, o también podrás realizar el recorrido por los alrededores de la isla, donde disfrutarás, de igual manera, de la belleza que proporciona esta maravillosa e imponente figura.

¿Qué simboliza la Estatua de la Libertad?

Al viajar a Estados Unidos y visitar La Estatua de la Libertad New York, te encuentras con un espectacular monumento de 93 metros de altura. Medida desde la base hasta la punta más alta de la antorcha. Esta estatua, simboliza la Libertad Política de los Estados Unidos.

Debajo de los pies, La Estatua tiene:

  • Cadenas rotas que simbolizan la libertad de la esclavitud.
  • Sobre su cabeza tiene una corona con siete puntas que representan los siete continentes.
  • En su mano derecha sostiene una antorcha, cubierta con láminas de oro de 24 quilates (k), que simboliza la libertad;
  • Y en su mano izquierda sostiene unas tabletas, en representación de la declaración de la independencia de los Estados Unidos. En dichas tabletas está grabada la fecha de este importante suceso (el famoso 4 de julio).

Historia de la Estatua de la Libertad

En un principio, esta estatua se llamó por los franceses Estatua que trae luz al mundo. Hasta que a finales del siglo XIX la dieron como regalo a los estadounidenses, en honor a los ideales de libertad.

Lo que empezaría como un gran gesto de amistad por los lazos que unían a los países de Francia y Estados Unidos. Se remonta a la celebración del centenario de la guerra civil. Este era un argumento más que importante y significativo para los franceses. Obsequiar un monumento que tuviera relevancia histórica, como emblema de una independencia sufrida.

En el proyecto original estaba involucrado uno de los escultores de mayor renombre del siglo XIX, Fréderic Auguste Baryholdi. Sin embargo, el desarrollo de esta obra fue algo accidentada. Por alguna que otra disconformidad diplomática y tropiezos en presupuestos económicos.

La manera en la que se logró sobrepasar estas trabas fue a través de una estrategia de mercadeo y publicidad de la época para conseguir donaciones. Las cuales fueron el talón principal en el presupuesto en la construcción de la misma.

En cuanto a su ensamblaje, fue el ingeniero civil francés Gustave Eiffel quien tuvo en sus manos la responsabilidad de construir una estructura que pudiera soportar esta obra maestra.

La construcción de la estatua se suspendió en varias oportunidades debido a problemas tanto políticos como económicos. Esto hizo que la culminación de la misma tuviera un retraso de 10 años. Así fue como, el 28 de octubre del año 1886, se lleva a cabo la inauguración de La Estatua de la Libertad. Con la asistencia de de barcos y más de un millón de personas que asistieron a todas las calles de New York para celebrarlo.

Razones para la Estatua

Este sitio turístico y con tan exquisita historia, es uno de los lugares más emblemáticos a escala mundial. Forma parte fundamental de la historia y esencia de la ciudad de New York, una de las llamadas capitales del mundo, la ciudad que no descansa, centro financiero Mundial… lugar deseoso de ser visitado por cualquier habitante del planeta.

Entre el sin fin de atracciones y excursiones que envuelve a una ciudad de esta envergadura, visitar La Estatua de la Libertad se converte en una experiencia de vida inigualable, merecedora de una postal enmarcada en el centro fotográfico de casa, donde queda inmortalizada tan grata experiencia. Seguramente sea el motivo de largas conversaciones para nuevas generaciones deseosas de conocimientos. Sin lugar a duda un lugar distinguido.

Viaja a New York, visita La Estatua de la Libertad, será una vivencia que nunca olvidarás. Conócela y disfruta de esta hermosa maravilla del mundo.

No te pierdas nuestras guías en Español

¿Ha sido útil esta guía?

Haz clic en las estrellas para puntuar

Puntuación media / 5. Contador voto:

We are sorry that this post was not useful for you!

Let us improve this post!

Añadir un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked*